Diálisis Peritoneal Manual

¿Cómo funciona la diálisis peritoneal manual/diálisis peritoneal continua ambulatoria?

Una membrana natural, el peritoneo, hace de filtro a través del cual, las toxinas y el exceso de agua de su sangre, pasan a un líquido de diálisis que se introduce en el abdomen del paciente. Este líquido se recambia, de forma manual, varias veces al día. El tratamiento elimina las toxinas y el exceso de líquido de su cuerpo, poco a poco, de forma continua. Permite seguir orinando y mantiene su función renal residual durante más tiempo lo que puede tener un impacto positivo en la supervivencia.

Para realizar la diálisis peritoneal, se necesita un acceso a su cavidad abdominal: Catéter peritoneal

El catéter de diálisis peritoneal es un tubo de plástico que se inserta de forma permanente en su abdomen con una intervención menor realizada con anestesia local o general. Existe un riesgo de infección de la cavidad peritoneal o de la zona de salida del catéter. Debe seguir las recomendaciones del personal sanitario para cuidar el orificio de salida del catéter en su abdomen. El catéter peritoneal supone un cambio en su imagen corporal. Debe seguir las recomendaciones de los profesionales sanitarios para cuidar diariamente su acceso peritoneal. El acceso peritoneal puede originar cambios en su aspecto.

¿Cómo influiría la diálisis peritoneal manual en la forma de vida del paciente?

Realizará el tratamiento de diálisis el paciente mismo en su casa o en su lugar de destino si viaja. El tratamiento consiste en un sencillo procedimiento manual de unos 20-30 minutos, que se repite tres o cuatro veces al día, dependiendo de lo que le indique su médico. El esquema de diálisis es flexible y se puede ajustar, diariamente, a sus actividades y horarios. No precisa tiempo de desplazamiento al hospital y solo se deberá visitar el hospital cada 1 ó 2 meses para las revisiones médicas. Recibirá el material periódicamente en su casa.